RSS

HOMBRES Y NECESIDAD por Alicia

14 Sep

HOMBRES  Y NECESIDAD
 
España tenia necesidad de energía para su desarrollo, la busco a través del carbón.
Los hombres tenían necesidad de trabajo, para su sustento y el de sus familias, juntos hombres y necesidad, formaron la minería del carbón.
La minería del carbón con su explotacion dejo en la tierra de León profundas heridas, sus escombreras teñidas con el islan son cicatrices que están esparcidas por toda la provincia; Por la boca mina o por la chimenea, entran los mineros buscando la beta del carbón, no saben de tiempo ni de esfuerzo, solo es trabajo asta encontrarla.
En la Magdalena, Garaño, Canales, Otero de las Dueñas, Viñayo, Carrocera, y tantos otros pueblos de la región, la minería cambio su forma de trabajo y de vida, social y culturalmente. En 1945 comenzaron los primeros pozos  pero fue a partir de 1950 que tomo mayor auge, muchas familias se instalaron en esos pueblos, llegaban de todas partes de España  buscando trabajo, en esos pueblos se explotaban distintas minas de carbón que daban la oportunidad a cientos de   inmigrantes.
Muchos campesinos formaron parte de esa minería que ayudaba y en algunos casos era soporte para su economía.
Llegó el bullicio, se acomodaron las cuadras y las viejas casonas de piedra  adaptandolas  como viviendas de alquiler ¿eran muy precarias? las escuelas se llenaron de niños, los bares de parroquianos, los ultramarinos de libretas que a veces el sueldo del mes no alcanzaba para pagar los alimentos básicos, a pesar del trabajo insalubre, arriesgado y agotador de los mineros “nada era fácil “
Los mineros son hombres que trabajan de mineros, son padres, hijos, hermanos esposos, jóvenes y no tan jóvenes que tratan de llevar una vida normal afuera de la mina, ríen , aman, sufren como lo que son hombres, tienen en común la vida misma, nacieron tal vez a mucha distancia unos de otros, pero hoy los une la mina, adentro de ella se sienten hermanos, compañeros, amigos,  todos se necesitan, la mina no es un juego; Siempre esta dispuesta a cobrarse las heridas que le ocasionan al arrancar el carbón de sus entrañas; Pero ella siempre tiene un precio muy alto, a veces la vida, otras la silicosis, otras es seductora vuelves a ella un día y otro tal vez por necesidad, por costumbre, por falta de trabajo, pero vuelves.
Las minas de la comarca en algunos años fueron un motor para la economía de esos pueblos, por la carretera podías ver diariamente camiones llenos de carbón que salían de las minas del Carmen en la Magdalena, de Grasset en  Garaño  y  Carrocera, de Pacho en Viñayo, eran como enormes monstruos que llenaban de polvo y ruido la estrecha carretera. Eran  Pegasos chatos y feos a los que nos fuimos acostumbrando, pues formaban parte del paisaje que trajo la minería ala zona, llevando asta la Robla el carbón que luego el ferrocarril dejaría en su destino final.
Los  momentos como la vida misma pasan, en su paso traen cambios, muchas gentes de otras provincias se han afincado en esos pueblos, a través de matrimonios, nacimientos, de trabajo, o de querencia pues los sentimientos donde nacen perduran, los que trajo la minería siendo niños hoy son mujeres y hombres que crecieron y aman ese lugar y no quieren abandonarlo.
La minería en si misma tal vez dentro de un tiempo desaparece; Pero los lazos y los sentimientos que a través de ella se formaron permanecerán para siempre.
                                                                                                                                                                                                                                         Alicia Torron  Gonzalez

 

 

 
Deja un comentario

Publicado por en 14/09/2011 en VIÑAYO MI PUEBLO

 

Los comentarios están cerrados.

 
A %d blogueros les gusta esto: